domingo, 22 de abril de 2012

Puntos de la historia




Por segunda vez en un siglo, España se convierte en el laboratorio en el que se entrecruzan las fuerzas telúricas que determinan la historia. La primera vez, la Segunda República, cuando los gobiernos europeos tentaron la suerte de adormilar a la bestia fascista entregando un país a los pies de los caballos. Conocemos bien el precio pagado por los temerosos gobiernos de Inglaterra y Francia. No es diferente ahora la situación. El siempre lúcido FMI sabe que el nuevo orden económico exige víctimas propiciatorias. Se sabe bien dónde elegir: un pueblo castigado y sabio. Un pueblo que sabe de la vida y la muerte. Un pueblo que elegirá, suponen, la humillación y el castigo antes que, como el dubitante Hamlet, volverse y confrontarse con el destino cara a cara, aún sabiendo la derrota.
Pero en este capitalismo de casino, alguien debería tener en cuenta que las probabilidades mínimas a veces son las que importan. Que del mismo modo que han elegido un castigo ejemplar, un levantamiento ejemplar podría desvelar la tramoya de la historia y desencadenar las fuerzas, también telúricas, de las mareas del destino y que la vulnerabilidad en los tiempos que corren es una corriente que corre en más de una dirección.
Recorro las calles de Madrid, llenas de furgonetas de policías en las últimas semanas y recuerdo las frases de Mateo 24: "Cuando veáis la higuera florecer... " es que mayo está cerca.




13 comentarios:

  1. Hermoso. Espeluznante. Terrenal.

    ResponderEliminar
  2. Una cuerda ata tiene siempre dos cabos. Estamos acostumbrados a que tiran siempre del mismo extremo de la cuerda, pero hemos de darnos cuenta de que también se puede tirar del otro extremo. De hecho lo más natural es eso. Dejemos de ser el "animal" al final de la cuerda para hacer ver que el animal, en realidad, es el que está asiendo el otro cabo

    ResponderEliminar
  3. SIGAMOS CON LAS CITAS BÍBLICAS:

    "Donde esté el cadáver, allí se juntarán los buitres"
    Mt 24,28

    Después de esta frase,se inicia lo que se conoce como el "Pequeño Apocalipsis de Mateo" en donde propone, como lo han hecho todos los apocalípticos, las señales cósmicas que precederán a la llegada del final de los tiempo:

    "Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, y las fuerzas de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre; y entonces se golpearán el pecho todas las razas de la tierra y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria. El enviará a sus ángeles con sonora trompeta, y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos, desde un extremo de los cielos hasta el otro. DE LA HIGUERA APRENDEZ ESTA PARÁBOLA: CUANDO YA SUS RAMAS ESTÁN TIERNAS Y BROTAN LAS HOJAS, SABÉIS QUE EL VERANO ESTÁ CERCA. Así también ustedes, cuando vean todo esto, sepan que El está cerca, a las puertas".

    Pero si LA SAL SE VUELVE SOSA...

    Tal vez estamos en esa fase, hemos desalado la SAL y además tenemos miedo al apocalipsis total.
    cuando lo que deberíamos hacer es sacar nuestra reservas de SAL y empezar a condimentar ahora con más cuidado, sabiendo que de su uso depende en este momento NUESTRO SUSTENTO (que aún tenemos)
    Mt 24, 29-33

    ResponderEliminar
  4. No veo el significado indicado por AAR para la sal en las Escrituras. Más bien lo escrito parece obra de un seguidor del diablo. Siguiendo con las citas: "Juan 8:44 - Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira." La sal de la Tierra son los Profetas

    ResponderEliminar
  5. Para poder observar lo que dice Jesús claramente, en el sermón de la montaña (Mt5, 1-16): "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
    Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
    Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
    Bienaventurados los que buscan la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
    Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
    Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos, que de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

    Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para tirarla afuera y ser pisoteada por los hombres.
    Vosotros sois la luz del mundo. […] Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos."

    ResponderEliminar
  6. ¡La que ha liado la higuera de Mateo!
    Pero creo entender que Fernando (si se me permite tutear a quien hace ya unos años, cerca de treinta, fue mi profesor en Salamanca)hablaba de otro mayo.
    Y es que el orden emocional de los humanos, es lo que tiene ...
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Fernando habla de un PUEBLO sabio y castigado; del FMI que elige víctimas; de una VULNERABILIDAD que en época de crisis puede demostrar que sabe hacerse FUERTE.

    El pueblo sabio y castigado, NOSOTROS, a punto de ser CADÁVER, no puede dejar aparecer a los buitres (FMI). De nuestra vulnerabilidad (casi a punto de quedarnos sin SAL) podemos sacar nuestra fuerza: si esta poca SAL que nos queda sabemos dosificarla y lo hacemos además COMPARTIÉNDOLA (ese lado EMOCIONAL Y HUMANO que recuerda M.A.Velasco -es lo que tiene hablar en parábolas, que luego no se entiende-)

    ResponderEliminar
  8. Gracias por todos los comentarios. No estaría mal que en esta primavera, antes de mayo, también los cristianos comenzasen a leer los evangelios

    ResponderEliminar
  9. Perdóneme, AAR. Pensaba que contestaba a mi comentario precisamente uno de esos del FMI, con una amenaza. Pero sí, desde mi punto de vista tiene usted razón en que nos hemos estado desalando y nos han estado desalando. Creo que deberíamos empezar a pensar en construir algo por nosotros mismos más que en pensar que otros hagan algo por nuestro bien y no por el suyo. Pero, ¿alguien me puede asegurar con certeza que los que vengan no serán igual que los que están?. Al mismo Sarkozy se le veía en el famoso mayo francés, y ahí le tienen, es una marioneta más

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que siempre está el "Principio de incertidumbre" del cuántico Heisenberg.

    ResponderEliminar
  11. El Pueblo Sabio y Castigado por el FMI. ¡¿Eh?!; el FMI, conoce a este Pueblo mejor que si lo hubiera parido. Basta con poner una hilera de alpiste para que el tan sabio pueblo se meta en el jaulón. El sabio pueblo está compuesto por unos individuos encadenados a unas estructuras socioeconómicas de las que anhelan salir, es más salir volando, en términos sociológicos: saltar de adscripción. Son estos anhelos, los que el cuadro de luciferinos técnocratas del FMI, han utilizado, como se utiliza el hambre de las codornices para que siguiendo el reguero de alpiste terminen por meterse en el jaulón.

    Ana la de la Carpetana

    ResponderEliminar
  12. Más cita, esta vez de un poeta inglés: T.S. Eliot:
    Tiempo presente y tiempo pasado
    se hallan, tal vez, presentes en el tiempo futuro,
    y el futuro incluido en el tiempo pasado.

    Perdonad mi desconocimiento de la Biblia.

    ResponderEliminar